Las tiendas de color canela / Bruno Schulz

Las tiendas de color canela está compuesto por 15 relatos concatenados que presentan distintos episodios en la vida cotidiana de una familia. Pero esa cotidianidad es planteada a modo de mito. Las pequeñas cosas son los elementos de un mito mayor. La figura principal es el padre, narrado a través de la mirada mitologizante de un niño. Sin embargo, nuestro narrador no hace uso de un lenguaje infantil, sino más bien de un lenguaje ampliamente experimental, por el cual crea imágenes de irrealidad, ampliando cada más vez los límites de su imaginación (las cosas, las personas, los lugares se transforman de un momento al otro, sufriendo metamorfosis). Las transformaciones son explicadas de modo teórico por el personaje del padre, cuyo planteo, desplegado a lo largo de varios relatos, adquiere dimensiones totalmente extraordinarias.
Con el tiempo, Las tiendas de color canela supo convertirse en un libro de culto para quienes supieron apreciar la inclasificable original de Bruno Schulz.

 

Anuncios